Comprueba un sitio web de venta de medicamentos

¿Puedes comprar en este sitio web?

Se encuentra usted aquí

El representante de comercio de EEUU publica el Informe Especial 301 de 2016

El 27 de abril, el Embajador Michael B. G. Froman, representante comercial de EE.UU. (USTR, por sus siglas en inglés), publicó el Informe Especial 301 de 2016. En él aparece que "[I] la propiedad INTELECTUAL es una fuente fundamental para el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo de alta calidad en los Estados Unidos, y resulta más importante que nunca evitar que los gobiernos y los competidores extranjeros estafen a los innovadores de los Estados Unidos que tratan de conseguir trabajos con mejores salarios mediante la exportación de sus productos y servicios a consumidores de todo el mundo", ha expresado de manera enérgica y menos conciliadora que en los últimos años el representante comercial de Estados Unidos. Teniendo en cuenta que este es el último Informe Especial 301 de la Administración de Obama, el embajador Froman afirma que este informe "subraya el gran valor que la exclusiva innovación y creatividad americana tiene para millones de familias- que van desde los propietarios de pequeñas empresas, a los investigadores médicos, a los empleados de la grabación e industria cinematográfica,-así como los esfuerzos de nuestro poder ejecutivo, de nuestros socios de ambos partidos en el Congreso, y la comunidad de negocios de Estados Unidos que vigilan atentamente los abusos de los derechos de propiedad intelectual estadounidenses en cualquier lugar del mundo en donde existan". Como lo hizo el año pasado, el informe destaca a China como un país que, aunque todavía se encuentre en la lista prioritaria de vigilancia ha hecho "esfuerzos en materia de propiedad intelectual de gran alcance", así como "ciertas iniciativas de aplicación positiva", pero señala que hay dos "preocupaciones nuevas sobre protección de la propiedad intelectual y su ejecución", en especial en lo que respecta a "robos de secretos comerciales, la piratería en línea y la falsificación, que continuaron en altos niveles, y los requisitos de localización que condicionaron el acceso al mercado de derechos de propiedad intelectual".